Imprimir

Dios es dueño de mí, no me pertenezco,

Escrito por WebMaster. Publicado en Palabras de Poder

Dios es dueño de mí, no me pertenezco, y por lo tanto
mi vida debe estar estructurada de acuerdo a su voluntad y no a la mía. Es tiempo de renunciar a tu ego, a tu manera de percibir la vida y abrazar la forma y la manera de Dios.

Pide a Dios en oración, que te enseñe a pensar, hablar y actuar como Él. Al fin y al cabo, tu le perteneces a Él y no a ti mismo.

¿O ignoráis ... que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro
espíritu, los cuales son de Dios (1 Corintios 6.19-20)